martes, 20 de julio de 2010

Llegó el verano...

Consejos para cuidar la salud y el bienestar de nuestros niños en el verano.
Llegó el fin del curso escolar y con ello las vacaciones. A los niños se les ilumina el rostro de alegría porque este evento significa poder descansar de la escuela, levantarse más tarde y planear actividades divertidas en casa o con los amigos. Vivimos en un lugar privilegiado. Nosotros, a diferencia de muchas personas de otras ciudades, no necesitamos desplazarnos tantos kilómetros para poder gozar de un encantador escenario: el mar. De tal manera que dentro de nuestra ciudad tenemos muchísimos elementos para gozar de este tiempo de vacaciones al máximo.
Pero como todo en la vida, el verano también tiene sus pros y sus contras. La exposición desmedida a la luz solar y al agua de las albercas o del mar puede tener sus consecuencias negativas. Además en vacaciones, los niños más grandecitos tienden a salir más de casa, para reunirse con sus amigos y esto implica recordarles la cantaleta de que tengan cuidado mientras se desplazan de aquí para allá. Aquí le acompaño algunos consejos para que en estas vacaciones la diversión no se pelee con la salud y el bienestar de nuestros hijos. Espero le sean de utilidad.
1.- ¡Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre! ¡Aguas con el sol!... así como lleva el traje de baño y la pelota a la playa, no olvide llevar el bloqueador solar, pero ¡úselo!... a la hora de comprar, elija uno que tenga un factor de protección de 15 para arriba (SPF 30 es muy buena opción) y aplíquelo uniformemente en toda la superficie de piel que estará expuesta. Recuerde re-aplicarlo varias veces mientras usted y los suyos estén expuesto a la luz solar y también después de salir del agua si estuvieron nadando.
En los bebés, la mejor forma de protegerlos es tratar de no exponerlos, manténgalos bajo sombra tanto como sea posible y vístalos con ropita ligera que cubra la mayor parte de su piel. En los niños más grandes, además del bloqueador, una gorra o sombrero y los lentes solares son elementos importantes para protegerlos.

Toda la luz solar afecta, aunque tradicionalmente se aconseja disminuir la exposición durante las horas en las que el daño es mayor (de 10 am a 4 pm) el resto del tiempo también nos afecta si no nos protegemos. No se fíe de si está nublado o si está usted tras una ventana. El agua del mar y de la alberca reflejan la luz y los vidrios permiten que pasen los rayos ultravioleta sin problema.
2.- Dele de beber a la piel.- Después de pasar un día cerca del sol, no olvide hidratar muy bien la piel de sus hijos después de bañarlos. El sol, la arena, el cloro e incluso el agua, no son precisamente los mejores amigos de la piel y la irritan, sobre todo en aquellas personas con piel sensible.
Durante los días calurosos perdemos más agua corporal que lo habitual. Además los peques andan corriendo y jugando de un lado a otro, por lo tanto debemos asegurarnos de que ingieran una mayor cantidad de líquidos durante este tiempo.
3.- ¡Al agua patos!... meterse al mar o a la alberca en un día caluroso de vacaciones es sin duda delicioso... pero ¡mucho ojo! Manténgase vigilante en todo momento, no pierda de vista a sus hijos ni por un momento, aun si saben nadar. Es importante que siempre esté un adulto cerca y al alcance de los niños que están en el agua.
4.-No oigo, no oigo, soy de palo, tengo orejas de pescado…. Pues eso sólo es en la canción infantil que muchos conocemos, porque en la vida real, nuestras orejas son humanas y, en ocasiones, se enferman cuando estamos mucho tiempo en el agua. Así que a bañarse bien y secar esas orejas.
5.- ¡Fuera mosquitos!.. Use un repelente de mosquitos e insectos. Ya sea en la playa, en la montaña o en el campo, en vacaciones solemos estar más tiempo a la intemperie y es fácil que nos piquen los insectos. Ahuyéntelos con un buen repelente, que sea seguro para niños.
6.- Abra bien sus ojos y enseñe a sus hijos a abrir los suyos… en las vacaciones de verano solemos ir a lugares concurridos, albercas públicas, parques recreativos, ¡la misma playa puede estar atiborrada! Enseñe a su hijo a mantenerse siempre cerca de donde está usted, a cuidarse de los extraños y reportarle a usted u otro adulto de su confianza si le ofrecen algo o si siente que alguien desconocido le está prestando demasiada atención.
¿Parece exagerado? Muchos niños que se han extraviado lo han hecho en lugares concurridos, en situaciones donde todo parece tranquilo y bajamos la retaguardia. Cuando hay otros niños alrededor, es fácil que se separen del grupo de los adultos para ir a jugar y los perdamos de vista. Las vacaciones se prestan para esto.
Sin más por el momento, deseo que usted y su familia pasen un excelente periodo vacacional. Si viajará en carretera, no olvide tomar todas las precauciones necesarias y anticiparse a los malos momentos llevando su auto a supervisión antes de salir. ¡Les deseo un viaje inolvidable y un feliz retorno!

1 comentario:

  1. Esta muy bueno el articulo, Claus...De hecho me estaba preguntando cuando podria llevar al roro a la alberca y sobre el bloqueador solar...

    ResponderEliminar

Deje su comentario