martes, 27 de julio de 2010

¿Por qué la fiebre nos estresa tanto?

Si alguien piensa que a los pediatras no se nos enferman los hijos, o que cuando lo hacen uno anda como si nada, eso no es precisamente cierto.... Ver a un hijo enfermo, sintiéndose como bichito apachurrado es un evento que a cualquier padre nos quita el sueño. Recientemente viví una experiencia de este tipo.

Apenas hace diez días, una de mis gemelas inició con un episodio de fiebre, picos de temperatura de hasta  40°C, frecuentes como cada 3 a 4 hrs los primeros días; cuando al fin parecía que estábamos del otro lado, ocurrió lo que suele pasarnos: la otra gemelita enfermó. Entre las dos niñas fueron DIEZ noches de desvelo, pero además del cansancio físico, hubo un momento en que casi me suelto a llorar... el estrés de verlas enfermas, quejumbrosas y con los ojitos bien apagados me estaba volviendo loca.

Al igual que a cualquier madre, ver mal a alguno de mis hijos me puede causar un sentimiento de impotencia y desesperación cuando los días pasan y él o ella no se recupera como yo espero que suceda. En una situación como ésta, ser pediatra creo que puede ser incluso peor, pues mi mente empieza a divagar, los posibles diagnósticos parecen llover dentro de mi cabeza y los peores escenarios se me vienen a la mente...como madre uno pierde la objetividad y lo subjetivo siempre es digno de telenovelas...  Pero, ¿por qué la fiebre nos estresa tanto?, ¿qué es lo que tenemos arraigado en la mente que nos hace temer?, ¿qué de todas esas ideas y pensamientos es realmente cierto? y sobre todo ¿qué hay que esperar y qué podemos hacer?...

Ahora que todo ha vuelto a la normalidad en casa, que mi mente se ha clarificado y que he vuelto a ser sólo mamá y no mamá-pediatra de mis hijas, quiero compartir con ustedes esta entrada, que creo puede ser de utilidad.
La fiebre es una elevación de la temperatura corporal en respuesta a algún agente agresor (virus o bacterias) que invaden nuestro organismo, o por efecto de ciertas sustancias producidas por nuestras propias celulas. Existen distinas causas de fiebre, pero la más común es un proceso infeccioso. En estos casos, la fiebre es un mecanismo de nuestro sistema inmume para tratar de neutralizar al microorganismo responsable de la infección.

Existen diferentes grados de temperatura corporal para considerar la fiebre y varían dependiendo del sitio en donde la temperatura sea medida. Se le considera fiebre si la temperatura es mayor a 38°C (rectal), 37.2°C (axilar) y 37.7°C (oral). Además, a la hora de medirla, uno debe tomar algunas consideraciones que pueden afectar la temperatura corporal: la temperatura ambiental, la vestimenta, la actividad física e, incluso, la situación emocional (llanto, estrés), dado que todos estos factores pueden elevarla, sin que necesariamente sea fiebre.

Ahora bien, ¿por qué nos estresa tanto la fiebre?. Además de ver al niño enfermo, irritable, aletargado, inapetente, con dificultad de conciliar el sueño (síntomas que suelen acompañar la fiebre)... o como se dice en mi tierra "el niño no haya su campito", lo que quiere decir que difícilmente logra confortarse, hay muchos mitos alrededor de la fiebre que terminan por estresarnos. Aunado a todo esto a los múltiples comentarios de la abuela, la vecina, la comadre o la tía, todos ellos bien intencionados pero muchas veces inoportunos, nosotros los padres y madres terminamos por sentir que el mundo se nos cierra. Aquí algunos mitos sobre la fiebre que son comunes en la consulta y sus contrapartes (realidades) que usted debe conocer.
  • La fiebre es una enfermedad que se tiene que tratar. 
No, la fiebre no es una enfermedad, como se mencionó antes, la fiebre es una respuesta, más frecuentemente a un proceso infeccioso; es un mecanismo de defensa. La fiebre se mide y se siente, lo que la convierte en un signo y síntoma de algo que la está ocasionando. Lo que se debe de investigar y tratar, cuando sea tratable, es la causa de la fiebre.
  • Si la fiebre no se controla, mi niño va a convulsionar.
No necesariamente. No todos los niños convulsionan y es difícil predecir qué niño lo hará. Existe cierta tendencia familiar, es decir, si un hermano o un padre convulsiona, es posible que los otros niños de la familia lo hagan. Asimismo, no hay un grado específico a partir del cuál un niño esté por convulsionar. Algunos niños que sufren convulsiones febriles, pueden hacerlo a los 38.5°C y otros a los 40°C. Además no se ha podido demostrar que tratar la fiebre con medicamentos para disminuir la temperatura, prevenga el desarrollo de crisis convulsivas febriles.
  • Si mi niño convulsiona por fiebre, su cerebro se afectará.
No. Las crisis convulsivas por sí mismas no causan daño cerebral ni dejan secuelas. En ocasiones la fiebre puede ir asociada a una infección del sistema nervioso central; en esos casos pudiera haber algún daño, pero no sería por la fiebre, sino por el proceso infeccioso que la originó. Afortunadamente, estos casos no son los más frecuentes.
  • Si no controlamos la fiebre el niño se va a enfermar más.
No es así. Si hay fiebre es evidente que el niño ya está enfermo. Tratar la fiebre no reduce la duración de la enfermedad. Debemos recordar que las enfermedades tienen una evolución, que es variable según el caso, pero que como inician, llegan a un pico máximo de síntomas y luego se resuelven, con el tratamiento pertinente, que a veces puede simplemente ser el alivio de los síntomas.
Bueno y entonces yo como padre ¿qué debo esperar y sobre todo qué debo hacer si mi hijo está presentando fiebre ?

Lo primero es ver el estado de su niño, si a pesar de la fiebre, se ve bien, lo más seguro es que no haya mucho de qué preocuparse. Si el niño se ve mal, o si la fiebre es alta y frecuente, lo más adecuado sería que se ponga en contacto con su doctor, que es la persona más indicada para orientarle. 

No automedique a su hijo nada más porque sí, ni tampoco se obsesione con la idea de que la fiebre debe desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. Muchas veces la fiebre sólo dura un par de días y será conveniente tratarla sólo si el niño está muy molesto. En cada caso, debemos individualizar y apoyarnos en un profesional de la salud.

Creánmelo, yo también me estreso cuando mis hijos se ven todos enfermos con fiebre y se supone que debería poder controlarlo.. Debemos guardar la calma y simplemente ir haciendo lo que se vaya necesitando. Si es necesario, póngase un tapón en los oídos antes los múltiples y bienintencionados comentarios sobre el punto y siga las instrucciones de su doctor.

Como dijo un buen amigo y excelente colega, si la fiebre ha estado con nosotros, los seres humanos y  con otras especies animales durante miles de años, quizá no sea tan mala. De hecho, quizá en gran parte sea gracias a ella que aquí seguimos... Saluditos!



4 comentarios:

  1. Dra..
    Muchas felicidades por este post.. explica claramente lo que las mamás necesitamos saber ante la tan temida fiebre..

    Saludos desde Sonora

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    "seguir las instrucciones del doctor"... ¿para una fiebre es necesario un antibiotico? tanto asi? me parece muy fuerte para algo ke normalmente se pasa en unos 3 o 4 dias, por mas ke tenga 'rojita' la garganta. Pero igual le di tal medicamento a mi hija, pero tenia una sensacion terrible de ke si habia hecho lo mejor o si la cura seria peor que la enfermedad.

    Saludos doctora.
    La sigo ahora pero por FB.

    ResponderEliminar
  3. Hola Oscar!... así es, la mayoría de las infecciones son de origen viral, aunque cursen con fiebre y en estos casos, habrá que dar sólo tratamiento sintomático (algo para la fiebre y el malestar) y esperar a que el cuerpo haga su función. Sin emgargo, al menos en mi país, es muy común que se prescriba antibiótico incluso para los cuadros virales... Sin embargo, habrá que seguir las recomendaciones de tu médico, pues se espera que sea la persona indicada para decidir lo más conveniente en el manejo de tu peque... Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. hola mamapediatra, muy bueno tu post, tengo una beba de 10 meses y tuvo su primera fiebre ayer, 39 max la lleve al hospital publico y me le mando acetaminofen si habia fiebre y loratadina mas una vitamina c, mi beba es alergica al polvo a la pintura, junto con la fiebre tenia algo de secreción nasal transparente.... !LA DOCTORA ME DIJO QUE SI SEGUIA AL OTRO DIA CON FIEBRE QUE LA LLEVARA PARA HACERLE EXAMENES! mi bebe ya no presenta fiebre, esta mucho mejor! solo tiene los ojitos un poco apagados, ya empezo a comer poco a poco otra vez y esta volviendo a su normalidad, sonrie, camina solita, y no se queja, hay mucha gente que me dicen que tengo que ir de todas maneras a hacerle los examenes?

    ResponderEliminar

Deje su comentario