miércoles, 9 de noviembre de 2011

Ser madre de gemelos.

Alguien me preguntó en una ocasión que ¿por qué no escribía entradas en el blog sobre mi experiencia de ser mamá de gemelos? La respuesta es muy sencilla: ¡hay muchos blogs que hablan de esto! Sin embargo, como mamá y pediatra hoy quise escribir esta entrada sobre crianza y la educación de gemelos; al menos, cómo ha sido para mí.

Creo que todos los que vivimos una experiencia así, tenemos muchas anécdotas que contar, desde las largas noches de desvelo, hasta el sentirse "glamoroso" incluso en el supermercado, porque es una realidad que los gemelitos captan las miradas de la gente por donde van pasando. Y uno se siente una mamá o papá "pavorreal".

Ciertamente criar gemelos no es la cosa más sencilla, pero tampoco es descubrir el hilo negro. Lo que se necesita es sencillamente amor y paciencia y entender que a pesar de que llegaron juntos, son personitas individuales y por lo tanto, pueden ser completamente diferentes.

Tener gemelos es una bendición pero un gran compromiso. Tras una "preparación de nueve meses", de pronto te encuentras atendiendo a dos pequeñas criaturas, totalmente dependientes y sin tener la menor idea de qué hacer, sobre todo si se es madre primeriza. ¡Los primeros días son la locura! No es un llanto, sino dos, dos boquitas hambrientas, dos pañales con popó. ¡¡ Dos, dos, dos!! y a los dos los tenemos que atender.



Así es, al principio parecen ponerse de acuerdo y les da hambre al mismo tiempo, defecan casi simultáneamente, lloran a la par con singular alegría.... pero, no todo es tragedia. Todos los que somos padres sabemos de ese amor y ternura que nos inspiran nuestros bebés... Imaginen ese sentimiento duplicado y en un mismo momento. Es indescriptible.

Y es justo ese hermoso sentimiento el que le permite a una madre de gemelos levantarse a todo momento para acudir a su llamado. Arrastrando la cobija y con el ojo a medio abrir, pero sin titubear, así se les ama y se les cuida.

Ahora bien, una vez pasados los primeros meses de aprendizaje y locura, de pronto llegamos a ese tiempo en la vida de nuestros hijos en el que alimentarlos, cambiarlos y cuidarlos no es lo único que nos toca hacer. Ahora nuestros hijos parecen entendernos, o al menos ya se fijan en lo que hacemos y entonces nos cae el veinte de que ya los estamos "educando", aunque lo veníamos haciendo desde siempre sin darnos cuenta. Ahora sí, tenemos que poner cuidado con lo que hacemos y con lo que decimos.

Ya sabíamos que aunque son gemelos, son distintos, pero ahora esto se hace notorio. Y quizá tenemos más afinidad con uno que con otro, o con unos aspectos de uno y con otros aspectos del otro. Y si no ponemos cuidado con esas afinidades y esas diferencias, de pronto podremos estar tratando desigualmente a nuestros niños. ¡Ojo! el afecto debe ser transmitido a la par.

Y entre más crecen, más preguntas nos surgen. Ya no son llantos por hambre, ahora son por berrinches. Y si suceden simultáneamente, es fácil perder la paciencia. Pero qué es lo que debemos hacer ¿gritar, calmarse?, ¿dar nalgada o respirar hondo? Y sí uno es más tranquilo y el otro es un demonio, ¿hago notar la diferencia o me hago la loca? Y ¿qué hago si uno es más extrovertido y simpático y el otro es más tímido y retraído? Y cuando uno se impone al otro y el otro se siente inseguro.

Estoy segura que todos tenemos algo que decir sobre la educación de los niños, incluso los que no han sido padres, pues sí han sido hijos. Y todos tenemos algo en nuestro bagage infantil que quisieramos reclamar o que pretendemos cambiar cuando nos toque tomar el rol de padres. Sin embargo, en la práctica y en el momento, a veces es difícil responder a estos interrogantes de la mejor manera.

Creo que es ahí donde ser padres de gemelos se torna un poco más complejo. Pues los comunes problemas o cuestiones que plantea el tener más de un hijo, con gemelos se presentan al mismo tiempo. Así que, sobre la marcha, empleando el sentido común y con todo el cariño del mundo, empezamos a escribir el no incluído manual de usuario para padres que cada uno va redactando día a día con sus hijos.

Y al igual que con los hijos "únicos", cada padre y madre decide como habrá de tratarlos y educarlos y estoy convencida de que todos hacemos o al menos tratamos de hacerlo de la mejor manera y con las mejores intenciones. Sólo quiero decir que lo hagamos con mucho amor, sentido común, paciencia... y seguramente lo estaremos haciendo bien.

Aquí algunos consejos de una madre de gemelos, que por suerte también es pediatra:

No olvide que son entes diferentes. Decía una mamá de un paciente que es gemela "¡compartirmos todo, hasta la cara! y es muy sano que se nos identifique como personas distintas". Es muy simpático verlos vestidos de la misma manera. Pero no tiene por qué ser así todo el tiempo. Conforme vayan creciendo, veamos sus diferencias y tomemos en cuenta las preferencias que cada uno tiene, sus gustos, sus formas de pensar, ser, actuar. Y no etiquetemos sus particularidades como "buenas" o "malas".

Son diferentes, pero son queridos y tratados por igual. Procure no hacer diferencias en cuanto a las muestras de amor, pero también a la firmeza en la disciplina. Porque como decía antes, de pronto uno es el "consentido" y recibe todos los halagos y el otro, menos afín al padre o madre, se lleva todas las reprimendas. No se vale pegarle así de bajo a la autoestima de un hijo.

Así que, apapáchelos, ámelos, consiéntalos por igual. También sea firme por igual. Le aseguro que verá como ellos le devuelven ese amor más que triplicado.

Identifique las particularidades de cada uno y trátelos en consecuencia. ¿Uno es atlético? ¡qué bueno! pero el otro quizá sea más sentimental... ¡qué bueno también!.. Así, cada uno tiene sus potenciales y debemos impulsarlos. Cada uno tendrá también sus debilidades y tenemos que darnos el tiempo para actuar al respecto.

Búsqueles la independencia. Cuando están pequeños no pueden decidir muchas de las cosas que hacen. Somos nosotros los que "pensamos" por ellos. Le aseguro que si decide ponerlos en aulas distintas en la escuela, no se equivocará. Habrá quien opte por mantenerlos juntos, habrá también que preguntarles cuando crezcan.

El llevarlos a otro espacio, en un entorno diferente, donde hagan sus propios amigos y sufran sus propias pérdidas y experiencias, les ayudará a crecer con más confianza en si mismos. Hay que recordar que de pronto la personalidad de un gemelito puede ser más fuerte que la del otro y este último tiende a ponerse en segundo plano. Cuando son dos, aislados por momentos (como en la escuela), frente a sus propios mundos, se reencuentran como iguales y se tratan con respeto.  Y además, se ven con tanto gusto fuera de clases.

Finalmente, solo me resta decir. Si es usted madre o padre de gemelos bebés o está por serlo: ¡FELICIDADES AL CUADRADO! Se ha sacado la lotería. Aun en los momentos más pesados, es una experiencia digna de provocar orgullo, de quererla compartir y de decir que, aunque se le sufre por momentos, ¡se goza toda la vida! ¡Enhorabuena!

7 comentarios:

  1. Excelente blog y más ésta publicación!!, me gustó bastante. Me llamo Karen Ashanty tengo 20 años y soy madre de mellizos!!, por fin me sentí comprendida. Me parecen muy interesantes y acertados tus comentarios acerca de "Ser madre de gemelos", comparto todas tus ideas!, creo que es una bendición doble, a pesar de ser tan dificil. Suelo desesperarme con mis niños, por lo mismo de que son 2 los que lloran, a 2 tengo que cambiarles pañal, darles de comer al mismo tiempo y si uno termina antes se baja a jugar y el otro lo imita aun cuando no ha terminado, etc., es una tarea dificil ya que por mas que nos esforzemos en educarlos igual, son totalmente diferentes en todos los aspectos!!, lo único que tienen igual es la edad. Te felicito por este blog e igualmente ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. ESTA MUY BUENO ESTE BLOG, MI NOMBRE ES EVILUANIS SOLARTE Y TENGO 22 AÑOS D VENEZUELA Y SOY MADRE D GEMELOS Q HOY EN DIA TIENEN 2 AÑITOS D EDAD. AL PRINCIPIO TODO FUE MUY DIFICIL, PARA Q DECIRLO SI SE QUE USTEDES LAS MADRES D GEMELOS LO SABEN, PERO A PESAR D ESAS LARGAS NOCHES D TRASNOCHOS Y TODO LO DEMAS Q IMPLICA SER MADRE D GEMELOS TENGO Q DECIR Q ENDRY Y KENDRY Q SON MIS GEMELOS SE CONVIRTIERON DESDE EL PRIMER MOMENTO Q LOS TUVE EN MIS BRAZOS EN LO MAS IMPORTANTE Y QUERIDO Q TENGO EN MI VIDA, ES UNA TAREA DIFICIL LA D UNA MADRE PRIMEIZA Y PARA ACOMPLETAR D GEMELOS PERO MAS Q ESO ES UNA ENORME BENDICION Y UNA INTERMINABLE ALEGRIA TENERLOS A NUESTRO LADO CADA DIA AL LEVANTARNOS Y VER A ESAS 2 PERSONITAS MIRANDOTE A LOS OJOS CON UN TE AMO MAMITA ESAS PALABRAS Q M DICEN SON MI MOTIVO D VIVIR POR ELLOS. LO MAS LINDO Q DIOS M HA DADO SON MIS GEMELOS. TODOS LOS DIAS LE DOY GRACIAS A DIOS POR PERMITIRME SER LA MADRE D ENDRY Y KENDRY..............!

    ResponderEliminar
  3. Me encanto me senti completamente identificada soy Mamá de unas lindas Mellizas de 8 meses y cuando llegaron No sabia que hacer con ellas y Ahora No se que Haria sin Ellas...
    Mary Cruz.

    ResponderEliminar
  4. hola muy lindo todos los comentarios ,soy mama de unas gemelas bellas de 9 meses y si es verdad son duras esas madrugadas en vela .yo trabajo de madrugada y cuando llego a la casa duermo de 3 a 5 horas rar avez llego a las 6 horas y dias q he dormido 1 o 3 horas,pero verlas hablarte,sonreirte y amarte es lomas grande q le puede pasar al ser humano,ser madre y nosotras x tener la bendicion de ser doble

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno! Estoy embarazada de gemelos y estoy feliz y aterrada a la misma vez. Me encanto cuando dice "son entes diferentes", nunca lo habia pensado asi. Mil gracias!

    ResponderEliminar
  6. Muy buen blog, incluso me recordó a cosas que me comentaba mi mama ya que soy gemela y muchas de las cosas que dice es lo que vivió con migo y mi gemela

    ResponderEliminar

Deje su comentario